Reconoce tu tipo de Cuerpo

Una de nuestras virtudes como persona es ser únicos, nuestras características individuales no solo se ven reflejadas en el interior con nuestra personalidad o la forma de actuar, sino también en cómo nos vemos, sentimos y la seguridad con que nos mostramos ante el mundo.

Tipos de cuerpos

Estas características físicas nuestras, nos muestran las posibilidades que tenemos a la hora de elegir que colocarnos y que usar en cada ocasión. Es así, que la base para tomar la decisión correcta es saber qué tipo de cuerpo tenemos y desde allí conocer que nos permite lucir de la mejor manera nuestra figura y atributos.

Las variables que definen nuestra figura son los hombros, el busto, la cintura y la cadera, si te tomas la medida del contorno de cada una de ellas podrás conocer con facilidad cuál es tu tipo de silueta, a continuación, te decimos como:

¿Dónde medirnos para conocer nuestro cuerpo?

  1. Hombros: hay que medir el ancho de hombros, desde la parte de la espalda.
  2. Pecho: tomar las medidas del contorno del busto sin modificar su forma natural, de la forma más ajustada posible.
  3. Cintura: la tercera medida que necesitas es el contorno de la cintura, en su punto más estrecho.
  4. Cadera: debería medirse el contorno en su zona más amplia.
  5. Cola: necesitas medir el contorno de la cola, y el contorno debajo de ella.

 

Te recomendamos anotar tus medidas para luego definir cuál es tipo de figura.

– Si la medida de tus hombros o busto es 5% más grande que la medida de tu cadera, tu tipo de tu cuerpo es triangulo invertido.

– Cuándo las medidas de tus hombros y tu cadera son parecidas, es decir que entre ellas no hay una diferencia mayor a un 5%, y a su vez la medida de tu cintura es un 25% menor a éstas, tu cuerpo de mujer es reloj de arena.

– Si la extensión de tus caderas es alrededor de un 5% mayor a la medida de tus hombros o pecho, tu tipo de cuerpo es triangular o pera.

– Tus hombros y caderas tienen medidas similares y la diferencia con tu cintura es como mucho, de un 25%, entonces la forma de tu cuerpo es rectangular.

– Tu abdomen es alrededor de un 10% mayor a las medidas de tus hombros y cadera, si tu silueta es ovalada o manzana.

Cuerpo triángulo

Se le conoce así porque el cuerpo suele ser más ancho en la parte inferior, dando la sensación de una forma de triángulo
triangulo
triangulo invertido

Cuerpo triángulo invertido

La parte superior del cuerpo, específicamente los hombros, se caracteriza por ser más ancha que la parte de las caderas.

Cuerpo rectángulo

Este tipo de cuerpo presenta medidas muy similares en los hombros, cintura y cadera, dando así una forma recta.
rectangulo
reloj de arena

Cuerpo reloj de arena

Presenta una armonía entre la parte superior e inferior del cuerpo, además cuenta con una cintura muy marcada.

Cuerpo diamante

Esta silueta se identifica porque su énfasis se encuentra en la parte superior, mientras que la figura se reduce drásticamente en la parte inferior del cuerpo.
Diamante
Ovalado

Cuerpo ovalado

Se caracteriza por presentar cintura ancha y abdomen prominente.

Cuerpo pera

Posee caderas con curvas, muslos anchos y glúteos pronunciados.
Dinero

Si no te sientes completamente a gusto con tu tipo de cuerpo, ya sabes que las fajas son una perfecta herramienta que sirve para moldear nuestra forma y así lograr una silueta más esvelta y curvilínea, resaltando nuestros mayores atributos; y lo mejor de estas prendas de compresión, es que son imperceptibles debajo de nuestra ropa.

Tipos de fajas

 

Es muy fácil seleccionar tu faja ideal según tu necesidad ya que en el mercado existen una gran variedad de diseños de fajas, están los tipos bodys, enterizos, pescadores, shorts, cacheteros, pantys, cinturillas y chalecos, etc, y ahora que conoces tu tipo de cuerpo puedes maximizar los resultados sabiendo que prendas se ajustan mejor a tu forma:

– Fajas reductoras de uso diario: este tipo tiene doble finalidad. La primera es para el uso cotidiano. La segunda es para para aquellas ocasiones en las que es urgente reducir una talla de cintura y abdomen.

– Fajas deportivas: poseen mayor poder de sujeción y compresión, pero son flexibles y ligeras. Aumentan la temperatura corporal y te ayudan a eliminar grasas y toxinas durante el ejercicio.

– Fajas postoperatorias: por lo general, se consideran fajas terapéuticas, pero también están diseñadas para ayudar a mantener una postura corporal ideal o para aliviar molestias en la zona lumbar.

Cómo puedes ver hay mucho de dónde escoger y estamos seguros que tenemos la prenda correcta para ti.

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros para asesórate correctamente.

 

To read this article in English, click here